Los fariseos, protagonistas de la Cuaresma en la comunidad yaqui

La identidad de México está marcada por las tradiciones y costumbres de las distintas comunidades indígenas que sus miembros se han encargado de mantener hasta nuestros días. En la historia de Sonora estas comunidades han jugado un papel fundamental pues no en vano los habitantes que ocupaban este estado del norte mexicano siempre fueron hostiles a la llegada de los colonizadores españoles. Ello les ha permitido mantener vivos diferentes elementos culturales como su propia lengua, el folclore, los ritos o las festividades tradicionales. Y dentro de estas festividades es especialmente importante la cuaresma, fecha que la comunidad yaqui festeja con los Fariseos o Chapayecas (“nariz larga” en lengua yaqui) como protagonistas.

a

Los fariseos aparecen de manera frecuente en el Nuevo Testamento como un pueblo antagónico al mensaje que predicaba Jesús. Tal es así que la palabra fariseo deriva de un término hebreo que significa “separado”. En la comunidad yaqui la tradición de los fariseos nace de la evangelización de sus habitantes, cuando los misioneros jesuitas y franciscanos llegados a partir del s. XVII realizan representaciones teatrales para enseñar los textos bíblicos a los habitantes originarios de estas tierras. A partir de ahí la población yaqui comienza a desarrollar un catolicismo con elementos autóctonos que ha perdurado hasta nuestros días y que tiene uno de los ejemplos más llamativos en el tiempo de cuaresma.

a

Ataviados con una máscara hecha a mano que les cubren todo el rostro, un rosario que sostienen en la boca, un chal blanco, cinturón de cuero y unos ténabaris con capullos secos de mariposa en los tobillos salen a la calle representando a los judíos que crucificaron a Jesús, a los fariseos que se burlaban de su palabra. Durante los días de Cuaresma no es raro verlos en ciudades próximas a sus comunidades como Guaymas o Hermosillo. Realizan así su particular penitencia en un silencio absoluto que solo rompen los tambores de doble parche que frecuentemente los acompañan. A cambio de dinero, que posteriormente emplearán para cubrir los gastos de la preparación de los días de Semana Santa, bailan danzas tan austeras como llamativas mientras la inocencia de los niños se agolpa a su alrededor.

a

Fariseos2

a

Son de destacar los viernes de cuaresma en los que los fariseos realizan los kontis, pequeñas procesiones de fariseos alrededor de las iglesias de sus comunidades presididas por las autoridades tradicionales y religiosas. Las celebraciones mayores de la Semana Santa yaqui llegan con el sábado de gloria. En la mañana de ese día comienzan los preparativos y ritos de un día que acabará con el levantamiento y quema de las máscaras de los fariseos, simbolizando así la redención de los pecados y la pureza del alma. Con el domingo de resurrección, en el que se realiza una última procesión de agradecimiento por parte de quienes han encarnado los fariseos hacia sus acompañantes, concluye una de las épocas del año y festividades más populares para esta comunidad indígena. A partir de entonces los habitantes de los pueblos yaquis volverán a sus quehaceres diarios esperando al próximo miércoles de ceniza con el que comience una nueva cuaresma en la que continuar manteniendo vivo el legado de sus antecesores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

© Copyright 2017 Destino Guaymas