AbrilHistoria

Los fortines de Guaymas: la inauguración del de Iturbide

A las siete de la mañana del día 4 de abril de 1847 todo era movimiento en el puerto de Guaymas. Gracias al infatigable empeño del Sr. Antonio Campuzano, comandante militar de esa plaza, quedó concluido el fortín de la Casa Blanca, posteriormente Iturbide, y el señalado día fue el fijado para su bendición con toda la solemnidad que se usaba en semejantes casos a fin de atraer sobre él y los que debieran defenderlo la protección del Eterno. Las autoridades principales y los vecinos más notables esperaban con ansias asistir a las ceremonias que se iban a llevar a cabo. Don José U. Sandoval, representando al Ilustre Ayuntamiento junto con los miembros de la Junta de Auxilios, apadrinaría  la bendición del nuevo fortín.

La banda del Batallón Activo de Sonora anunció la salida de los cuerpos activos y guardias nacionales de sus respectivos cuarteles, dirigiéndose a la plaza principal. Todos estos cuerpos bien uniformados, en completo aseo y con un verdadero arte marcial, infundían confianza a los que los veían, y en sus frentes brillaba el valor que hace a los héroes.

Las autoridades y los vecinos se reunieron en la casa del señor comandante militar. El batallón activo de Sonora formó valla hasta la iglesia donde se celebró una misa y se cantó Te Deum. Con las salvas de cuerpo de artillería y fusileros se festejó el juramento presentado en seguida por los oficiales de la guardia nacional. Concluido este acto, toda la comitiva salió de la iglesia en el mismo orden que se dirigió a ella. De allí se trasladaron hasta el fortín acompañados por las tropas en formación. Acto seguido, se procedió a la bendición del fortín, al que se le dio el nombre de Iturbide.

Tres mensajes fueron dirigidos a la población: el del comandante militar Campuzano, el del Sr. Sandoval (presidente del ilustre ayuntamiento) y el de la Junta de Auxilios que dio las gracias, a nombre de la Patria, a los dignos jefes del batallón y a los soldados que lo componen por haber levantado una fortaleza en escasos cinco meses a costa de mil afanes y venciendo casi imposibles por las escasez  en que se encontraba el erario municipal. Concluidas las lecturas de estas alocuciones izaron el pabellón nacional. Lo saludaron con veintiún tiros de cañón y con gritos de inmortalidad a la Patria y vivas a la guarnición.

fortines de Guaymas bahía

A la derecha de la imagen se pueden apreciar los restos del fuerte Iturbide. ©DestinoGuaymas

La comitiva se dirigió al cuartel del batallón activo de Sonora por la calle Real. Allí se le brindó a toda la tropa con un ligero refresco por las dos corporaciones que apadrinaron la ceremonia del fortín, dándole a cada soldado cuatro reales y un peso a los sargentos y cabos. La Junta de Auxilios de este puerto también se hizo presente entregando al Sr. Campuzano una medalla de oro llevando el lema, “Al Valor y El Patriotismo” en conmemoración del día 7 de octubre del año pasado.

Por la tarde hubo un gran desfile en la plaza principal, donde lució con maestría el batallón activo de Sonora. La jornada concluyó por la noche con una serenata en el fortín, iluminado por un sin número de vasos de colores con velas dentro.

La asistencia de todo el pueblo y la buena voluntad con que todos se prestaron en ese día son prueba de que en Guaymas aún se conservaba todo el valor, todo el amor patrio a los descendientes de Hidalgo, Abasolo, Morelos e Iturbide; y que ellos ansiaban dar pruebas de su valor, y estaban persuadidos de que si sus hermanos del interior secundan sus esfuerzos, Sonora sería libre y no sería pisado su suelo por la vil planta del enemigo invasor.


*La construcción e inauguración del fuerte Iturbide tuvo lugar tras el asedio que sufrió la ciudad de Guaymas en octubre de 1846. Este asedio fue uno de los capítulos destacados de la intervención estadounidense en México.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *